Saltear al contenido principal
667 784 630 info@aistercel.es
Ventajas Aislamiento Térmico Con Celulosa

Ventajas del aislamiento térmico con celulosa: un ejemplo en Viladecans

Cuando hablamos de las ventajas del aislamiento térmico con celulosa a menudo subrayamos con énfasis el ahorro como principal beneficio. Y es cierto, puesto que la calidad del aislamiento térmico es proporcional al ahorro energético y, por tanto económico.

Es una regla muy sencilla: Para mantener una temperatura de confort, que según todos los expertos se sitúa entre los 19 y 21 ºC durante el día, bajando hasta los 16ºC por la noche mientras dormimos, es necesario un esfuerzo energético que según el tipo de calefacción y la zona climática en la que se resida, tiene un coste mayor o menor.

No obstante, si el aislamiento térmico de las paredes y la cubierta como elementos principales es inexistente o insuficiente, la demanda de energía para mantener esa temperatura de confort tiende a ser permanente e infinita. Si el calor del interior se escapa o bien el frío del exterior se cuela, nos obliga a mantener la calefacción trabajando sin descanso, consumiendo sin control, engordando las facturas irremediablemente.

Bueno, irremediablemente no. De hecho, aquí radica otra de las ventajas del aislamiento térmico con celulosa. En el caso de esta vivienda en Viladecans, construida en el año 2000, la propietaria nos describió sus motivaciones para aislar térmicamente con celulosa su casa de la siguiente manera:

  • Diferente temperatura en las habitaciones en función de su orientación.
  • Molestas corrientes de aire.
  • Elevado consumo en calefacción sin alcanzar temperatura de confort.

Cabe señalar que la vivienda contaba con un aislamiento térmico mediante poliuretano proyectado (2 centímetros) totalmente insuficiente.

El remedio llegó de la mano de un buen aislamiento térmico (y acústico gracias a las propiedades de la celulosa). En este caso, además, por el exterior de las paredes, lo que redujo aún más las pequeñas molestias que siempre suele generar el proceso. En dos días de trabajo, Aistercel insufló celulosa en las cámaras, mejorando la envolvente térmica para proteger la casa contra el calor, el frío y el ruido.

Otra de las ventajas del aislamiento térmico con celulosa es la relativa sencillez del método de aplicación. Lo hicimos utilizando una boquilla más pequeña para minimizar el impacto en la fachada, completamente inapreciable si no se conoce de antemano la ubicación de los accesos practicados. Os dejamos aquí no obstante dos videos explicativos del proceso de aislamiento térmico con celulosa:

El diámetro más pequeño de la boquilla de insuflado nos permite hacer los agujeros entre las juntas de los ladrilos. En la planta superior, no obstante, el aislamiento térmico con celulosa desde el interior como se aprecia en la siguiente imagen.

Ventajas del aislamiento térmico con celulosa

Apenas dos semanas después, la propietaria expresaba su satisfacción porque ya notaba la diferencia: La casa no se enfriaba tanto y el calor generado por la calefacción no sólo no se perdía sino que se mantenía por más tiempo.

Datos que sin duda se traducirán en una menor demanda energética, un menor consumo de calefacción (y aire acondicionado dado que otra ventaja del aislamiento térmico con celulosa es que también protege contra el calor), y desde luego, una reducción sustancial en las facturas, que en algunos casos puede llegar a los 800€ anuales. Y todo para estar en casa como en casa, confortablemente.

¿Quieres que tu casa sea la próxima? Y es que otra de las ventajas del aislamiento térmico con celulosa es que dura para siempre. Ahorrarás mes a mes y para siempre.

Pregunta sin compromiso

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba