Saltear al contenido principal
667 784 630 info@aistercel.es
Reformas Y Mejora Del Aislamiento Térmico: Un Ejemplo En Menorca

Reformas y mejora del aislamiento térmico: un ejemplo en Menorca

Reformas y mejora del aislamiento térmico son dos acciones que deberían ir de la mano. Es decir, las reformas no lo son en tanto en cuanto no se aproveche para mejorar el aislamiento térmico. En este mismo blog os hemos intentado ayudar a identificar oportunidades que no conviene dejar pasar para mejorar el aislamiento térmico. Por ejemplo, si en vuestra comunidad de propietarios tenéis previsto rehabilitar la fachada, algo para lo que suele ser imprescindible montar un andamio. Otro ejemplo, más modesto y ya circunscrito a una decisión más particular y doméstica, es si tenéis previsto pintar. En ese caso, también se abriría una oportunidad para mejorar el aislamiento térmico con celulosa. 

Reformas y mejora del aislamiento térmico

En las imágenes podéis apreciar de manera muy sintetizada el proceso que sigue Aistercel para mejorar el aislamiento térmico de una vivienda. En este caso, en Menorca y en medio de un proceso de reforma integral. El procedimiento de insuflado se basa en la realización de un número de agujeros de acceso a la cámara de aire y que a la vez sirven como marcas de control para verificar que la celulosa se reparte de manera homogénea y a la presión necesaria para ser completamente efectiva. Sobre el número de agujeros necesarios y su porqué, puedes consultar este vídeo en el que Marc Soriano os lo explica: 

Nuestro trabajo en Menorca apenas interrumpió el trabajo de otros operarios implicados en la reforma. Y es que por eso las reformas y mejora del aislamiento térmico deberían ir siempre de la mano. Porque una vez practicados los agujeros, simplemente hay que introducir la boquilla de la manguera para ir insuflando la celulosa. Después únicamente quedaría cerrar los agujeros abiertos y empezar a ahorrar. Porque, para qué engañarnos, todo el mérito debe llevárselo la celulosa y sus propiedades. Un material natural, sostenible, capaz de proporcionar aislamiento térmico y acústico. Te recordamos algunas de las más importantes: 

  • El aislante de celulosa es apto para su aplicación tanto en viviendas de nueva construcción como para la rehabilitación energética de viviendas ya construidas.
  • La celulosa es un aislante natural compuesto en un 92% por papel de periódico reciclado preseleccionado.
  • La celulosa, aplicada correctamente, forma un bloque de masa homogénea que evita los puentes térmicos.
  • La celulosa no se apelmaza, no mengua y no se asienta con el paso del tiempo. Es un aislante térmico y acústico para toda la vida.
  • La celulosa no se inflama, no propaga llamas y no se derrite.
  • La celulosa no contamina y no emite ningún tipo de gas o sustancia tóxica.
  • No tendrás que renunciar a espacio. Y justo después de que Aistercel haya salido de tu casa, habrás empezado a ahorrar.
  • Un hogar más eficiente energéticamente se traduce en menor consumo para mantener el nivel de confort que tu familia necesita.

Y tú, ¿reformas a la vista? No olvides que reformas y mejora del aislamiento térmico van de la mano. Y además, ahorrarás un 40% en las facturas energéticas de tu hogar relacionadas con la climatización. Y es que consumimos un 47% de la energía en confort térmico.  ¿No te interesa empezar a ahorrar dinero gracias a la celulosa?

Pregunta sin compromiso

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba