667 784 630 info@aistercel.es

Propiedades de la celulosa como aislante térmico y acústico

Entre las propiedades de la celulosa como aislante térmico queremos destacar:

La celulosa ofrece coeficientes óptimos de aislamiento térmico

Coeficientes óptimos de aislamiento térmico

La celulosa Isocell que utiliza Airtecel está certificada. Así que no se trata sólo se hacer hincapié en su baja conductividad térmica. Porque la calidad del aislamiento radica en la capacidad de llenar completamente el volumen, el espacio disponible para el aislamiento. Ahora aquí es donde radica la fuerza de la fibra de celulosa Isocell.

Con el aislamiento de celulosa de Aistercel, es posible rellenar las grietas y las ranuras más estrechas, creando una red de fibra compacta, libre de juntas y puentes térmicos.

Aistercel aislamiento térmico y acústico en un solo material aislanteAislamiento térmico y acústico

La celulosa que utiliza Aistercel ofrece además un espectacular rendimiento como aislante acústico. En un único material se combina la protección contra el calor, contra el frío y contra el ruido, además de la capacidad de regular la humedad ambiental gracias a su transpirabilidad. 

Según el fabricante, la celulosa insuflada o proyectada en tabiques puede llegar a generar un aislamiento acústico superior a los 7db en comparación con otros materiales aislantes. Un único producto, una única y rápida aplicación, y ahorro y confort para toda la vida.

Aistercel - la celulosa ofrece excelente protección térmica

Excelente protección térmica

La capacidad de almacenamiento térmico de la celulosa ISOCELL, lo que conocemos como el desfase térmico se sitúa en una horquilla de entre 8 y 12 horas, muy por encima de las prestaciones que ofrecen, por ejemplo, la lana mineral o el poliestileno.

El aislamiento de celulosa aplaza la penetración en el interior de la vivienda conservando la frescura hasta la noche, favorenciendo su descanso sin sin ser molestado por el calor excesivo. 

Aistercel: La celulosa regula la humedad ambientalControl de la humedad

El aislamiento de celulosa ISOCELL tiene la propiedad de almacenar humedad sin que esto de ninguna manera disminuye su rendimiento como aislamiento térmico. Esta propiedad específica de la celulosa que utiliza Aistercel la convierte es un eficaz regulador de humedad en espacios de vida, ayudando a la creación de espacios ambientalmente más saludables y confortables.

Además, los valores de estanqueidad al viento de la fibra de celulosa aportan niveles de hermeticidad mucho más altas que otros materiales aislantes

Más beneficios del aislamiento térmico con celulosa

aislar térmicamente con celulosa
El aislante de celulosa es apto para su aplicación tanto en viviendas de nueva construcción como para la rehabilitación energética de viviendas ya construidas.
La celulosa es un aislante natural compuesto en un 92% por papel de periódico reciclado preseleccionado.
La celulosa, aplicada correctamente, forma un bloque de masa homogénea que evita los puentes térmicos.
La celulosa no se apelmaza, no mengua y no se asienta con el paso del tiempo. Es un aislante térmico y acústico para toda la vida.
La celulosa no se inflama, no propaga llamas y no se derrite.
La celulosa no contamina y no emite ningún tipo de gas o sustancia tóxica.
No tendrás que renunciar a espacio. Y justo después de que Aistercel haya salido de tu casa, habrás empezado a ahorrar.
Un hogar más eficiente energéticamente se traduce en menor consumo para mantener el nivel de confort que tu familia necesita.