Saltear al contenido principal
667 784 630 info@aistercel.es

Cómo mejorar el aislamiento térmico con insuflado de celulosa: un ejemplo en Vilanova del Vallès

Cómo mejorar el aislamiento térmico de mi casa ya construida. Sin duda una de las preguntas que más frecuentemente nos hacen quienes quieren mejorar la eficiencia energética de sus hogares para reducir considerablemente los gastos de climatización que representan, en el consumo de energía en un hogar tipo, el 42,8%. Como hemos explicado en otras ocasiones, no hacen falta obras y en un solo día, gracias al método de aplicación y a las propiedades del material, mejora la eficiencia energética propiciando ahorros directos del 40% en los gastos de calefacción.

En el video que acompaña esta entrada, Marc Soriano nos ofrece algunas claves de cómo mejorar el aislamiento térmico de una vivienda, en este caso una casa a cuatro vientos en el municipio de Vilanova del Vallès.

Una localidad en la que, a tenor de los datos que ofrece la tabla climática que encontrarás a continuación, mejorar el aislamiento térmico es especialmente rentable porque la celulosa protege en invierno, pero también en verano del calor, amortiguando (si nos permiten la licencia), el impacto de la temperatura exterior. Y cada grado de más o de menos supone un 7% en la factura de la luz (aire acondicionado).

Cómo mejorar el aislamiento térmico. Un ejemplo en Vilanova del Vallès

¿Por qué es especialmente rentable esta actuación de mejora del aislamiento térmico?

Cabe decir antes de responder a la pregunta, que mejorar el aislamiento térmico es siempre rentable elijas la opción o método de aplicación que elijas. Sobre todo si somos conscientes de cuál es el panorama actual en el que los edificios de viviendas son responsables de casi un tercio de las emisiones nocivas, tal y como explican en este artículo de Residuos Profesional , y en el que entendemos que muy acertadamente, definen a estos edificios como “depredadores energéticos“.

Porque tal y como contextualizan en el mismo artículo, “más de la mitad de los edificios de España tienen más de 40 años, no se ajustan a ninguna reglamentación sobre condiciones térmicas y energéticas adecuadas para la habitabilidad y, por tanto, carecen de un aislamiento térmico apropiado“. De momento ya hay una rentabilidad de interés general porque a todos atañe mejorar la calidad del aire que respiramos.

Cómo mejorar el aislamiento térmico sin hacer obras

En el caso de esta vivienda a cuatro vientos en Vilanova del Vallès, construida ya en 2005 bajo otros criterios técnicos de edificación, los aislamientos dejan que desear porque, como en la mayoría de los casos, se ciñen al mínimo establecido y al material (supuestamente) más económico sin mucha más consideración. No se admiten determinados materiales cuando se trabaja bajo criterios Pasivhaus, por ejemplo.

Mejorar el aislamiento térmico es bueno y es rentable. Hacerlo además con celulosa es hacerlo con un material natural y con una muy baja huella ecológica en su proceso de fabricación. Un material y un método de aplicación que como podéis ver en el video es rápido y efectivo, un ejemplo sostenible de cómo mejorar el aislamiento térmico corrigiendo los déficits originales de la construcción sin más obra que los accesos a las cámara que los equipos de Aistercel dejan debidamente tapados.

Una forma de ahorrar mucho dinero en calefacción como os mostraremos más adelante…  Y no sólo eso, sino que además mejora la calidad de vida y el confort en casa gracias a la capacidad de la celulosa para regular la humedad ambiental, la protección antiparásitos y que dejará mucho ruido fuera de tu hogar. Consulta las propiedades de la celulosa y la ficha técnica. Notarás la diferencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba