Saltear al contenido principal
667 784 630 info@aistercel.es

Ahorrar dinero gracias a la celulosa: Un ejemplo muy real

Ahorrar dinero gracias a la celulosa, gracias más concretamente a la mejora del aislamiento térmico es casi un mantra que repetimos, y no nos cansaremos de hacerlo, precisamente por ser tan cierto como el ejemplo que les vamos a contar a continuación. Si hace poco publicábamos en Facebook los datos de ahorro que amablemente nos trasladaron unos clientes de Gavà que aislaron su vivienda con celulosa y que han pagado este invierno, según ellos mismos nos han dicho, cerca de 400€ menos en calefacción. Prácticamente han amortizado en un invierno la totalidad del coste del aislamiento térmico mediante insuflado de celulosa. El invierno que viene, volverán a ahorrar lo mismo, y al siguiente, y al otro… Y así hasta la eternidad porque la celulosa insuflada en cámara mejora el aislamiento térmico no necesita mantenimiento, es para siempre. Por eso también decimos a menudo que invertir en la mejora del aislamiento térmico de paredes y techo es más rentable que un plan de pensiones.

Ahorrar dinero en invierno y en verano

Ahorrar dinero en verano y en invierno. Ahorrar dinero en calefacción y aire acondicionado sin tener que modificar potencias ni tarifas. Y es que ahí está la clave de bóveda de lo que es la eficiencia energética de una vivienda, un edificio, un local o un equipamiento. No se trata tanto del sistema de calefacción o la tarifa contratada como la energía que necesitas gastar para mantener la temperatura deseada. Si el calor se escapa por la paredes o el tejado, la calefacción no puede parar porque nunca alcanza la temperatura pretendida. ¿Todavía no has hecho la prueba del mechero?

El método de insuflado en cámara es apto para casi todo tipo de construcciones. Y un ejemplo claro de ahorro de dinero es el del Ayuntamiento de Vacarisses, que cifra el ahorro en los 5000€ anuales. Actúa en invierno, protegiendo contra el frío, en verano contra el calor y durante todo el año contra el ruido gracias a las propiedades de la celulosa.

Ahorrar dinero no es lo único que Norma y José han conseguido gracias a la mejora del aislamiento térmico de su casa de Vilanova del Vallès. Ya os habíamos explicado la actuación que hicimos en su casa, pero ahora su testimonio, su grado de satisfacción con nuestro trabajo y la constatación, una vez más, de que se nota la diferencia si aíslas con celulosa, nos animan a seguir trabajando. Porque nos reconforta saber que hemos puesto punto y final a una sangría de dinero y hemos mejorado la confortabilidad de lo que debe ser un hogar. 

Y tú, ¿cuándo piensas empezar a ahorrar dinero gracias a la celulosa?

Pregunta sin compromiso

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba